Los niños son un grupo de población vulnerable a los estímulos externos que pueden recibir en su vida diaria. Por ello, es imprescindible el contro periódico para evitar la aparición de complicaciones posteriores que puedan dificultar su desarrollo.