El tratamieno de la piel y uñas de los pies diabéticos tiene que ser especializado y realizado por un podólogo para evitar riesgos. La valoración postural, la búsqueda de puntos de presión en la planta del pie, alteraciones articulares son de vital importancia para plantear los tratamiento adecuados como la eliminación de callos y durezas y la realización de plantillas personalizadas para la descarga de zonas de hiperpresión y así prevenir ulceraciones.